C´Thun

OldGods

Raza Dios Antiguo (sin categoría)
Nivel  ?? Jefe
Salud 999,000
Afiliación Qiraji, Dios Antiguo
Ocupación Dios antiguo del caos, Dios de Qiraj
Localización Templo de Ahn’Qiraj
Estado Fallecido (lore), se puede matar (WoW)
Relativo Aqir y Qiraji (avatares mortales), Otro (Dioses Antiguos)
Visualizar Icon-3D-48x48

Antes del Ordenamiento de Azeroth

Como uno de los cinco Dioses Antiguos, C’Thun gobernó el joven mundo de Azeroth, un mundo donde había constantes tormentas elementales y donde los Dioses Antiguos ejercían su tiranía.

En cuanto los Titanes siguieron su camino en el viaje a través del paisaje primordial, se encontraron con una serie de seres elementales hostiles. Estos elementales hicieron que los Titanes volvieran y mantener el mundo intacto del toque metálico de los invasores. El Panteón, perturbado por la inclinación de los dioses antiguos hacia el mal, declaró la guerra contra los elementales y sus maestros oscuros. Aunque los elementales eran poderosos más allá de la comprensión mental, sus fuerzas combinadas no pudieron parar a los Titanes. Una batalla entre un titán y C’Thun y un poder rugía en Silithus. Un titán cayó (aunque no debió morir) y un Dios Antiguo también cayó (o al menos eso se pensaba).

El Panteón destrozó las ciudades de los dioses antiguos y encadenó a los tres dioses malignos supervivientes muy por debajo de la superficie del mundo. Sin el poder de los dioses antiguos para mantener sus espíritus furiosos vinculados con el mundo físico, los elementales fueron desterrados a un plano abisal, donde se podrían enfrentar entre ellos durante toda la eternidad. Con la marcha de los elementales, la naturaleza se calmó y en el mundo se instaló una armonía pacífica.

Creación de Qiraji

Durante siglos incontables, C’Thun durmió y vio cómo las razas fueron evolucionando, cómo luchaban ente sí, vio la invasión de la Legión, pero aún así fue creando planes para el futuro: su futuro. En el desierto en el que cayó, C’Thun encontró formas de vida primitivas conocidas como Silítido. El Dios Antiguo creó avatares de los Silítidos en su propia imagen. Estos avatares fueron conocidos como Qiraji, una raza sapiente que vendría a ocupar las tierras del oeste de Kalimdor. La gran fortaleza de la ciudad de Ahn’Quiraj fue creada para albergar a su creciente ejército y para preparar la vuelta de C’Thun.

La Guerra del Mar de Dunas

Después de que sus hijos pasaron miles de años construyendo un ejército capaz de vengarse de la totalidad de Kalimdor, llegó el momento que C’Thun había estado esperando pacientemente.

Los Titanes habían desocupado hacía ya mucho tiempo este mundo. Solo los Elfos de la Noche se encontraban allí para defenderlo. Como todo Silithus fue pronto engullido por los Silítidos y su Qiraj hicieron que la armada de los Elfos de la Noche fuera empujada a través de Un’Goro hacia la frontera del desierto de Tanaris. Con la ayuda de los cuatro dragones, los Elfos de la Noche pudieron finalmente empujar a los Qiraji a la ciudad de Ahn’Qiraj. Allí se construyó una barrera con roca, piedra y raíces debajo de la arena para crear un muro impenetrable. Los Qiraji que se quedaron fuera de la muralla fueron aniquilados rápidamente.

Despertar

C'ThunSiglos después las puertas de Ahn’Qiraj se volvieron a abrir y la guerra llegó a su conclusión. Los rumores que circulaban decían que C’Thun estaba aquí presente con su gran y horrible ojo sin párpado, rodeado por un mar de tentáculos y que evaporizaría cualquier ignorante mortal que pensara atreverse a desafiar su poder supremo y derecho en el mundo de Azeroth. Los héroes mortales lucharon contra los Silítidos y los Qiraji para llegar al corazón del gran templo de Ahn’Qiraj, donde el Dios Antiguo fue derrotado y su invasión a Azeroth se detuvo.

Resurrección

C´ThunMientras que el Rey Exánime atacaba la Ciudad de Ventormenta y Orgrimmar, distrayendo al Rey Varian Wrynn y al Jefe de Guerra Thrall, Cho’gall comenzó la resurrección de su nuevo amo, el Antiguo Dios C’Thun. Esto provocó que se deformase el cuerpo de del ogro haciendo que se convirtiese en un monstruo y con características similares a las de su nuevo amo.

Los susurros de C’Thun

A lo largo de las salas de Ahn’Qiraj, los visitantes pueden escuchar los susurros del Dios Antiguo C’Thun:

  • La muerte está cerca …
  • Tú ya estás muerto.
  • Tu valor fallará.
  • Tus amigos te abandonarán.
  • Vas a traicionar a tus amigos.
  • Vas a morir.
  • Eres débil.
  • Tu corazón va a explotar.

Inspiración

El nombre de C’Thun tiene un parecido a Cthulhu de las novelas de H.P. Lovecraft, así como los chthonians, una de las criaturas de ficción pertenecientes al ciclo de Los Mitos de Cthulhu de Brian Lumley.

También hace referencia de Cthulhu a la idea de la locura, como en el objeto que suelta Filo oscuro de la locura así como en varias frases que dice como «Tus amigos te abandonarán» o «Vas a traicionar a tus amigos». Cthulhu en las novelas de H.P Lovecraft se ocupa del tema de la locura de una manera muy fuerte también, y así con sus dos seguidores se describen como locos .

Es probable que las palabras C’Thun, Cthulhu, Cthonia y C’Tan se deriven de alguna manera de la palabra griega «Chthonios» (Xθωνιος), que significa «debajo de la tierra» o «dentro de la tierra». Aunque no hubo un dios específico en la mitología griega llamado Chthon, la palabra chthonic todavía es utilizada en los estudios mitológicos como un adjetivo que describe deidades relacionadas con la tierra. Parece que Blizzard, Lovecraft y Games Workshop adaptaron la palabra para uso propio.

Mientras que C’Thun no guarda parecido físico a las representaciones artísticas de Cthulhu, es un Dios Antiguo, posiblemente similar a los dioses de las novelas de Lovecraft, de las cuales Cthulhu es el miembro más importante (aunque no el más poderoso). El Ojo de C’Thun no se parece demasiado al Ojo de Sauron de las obras de Tolkien. Pero sí se parece a Gruumsh, principal dios de los orcos de Dungeons & Dragons. La forma física de C’Thun lleva por lo menos una cierta semejanza a la Mente Suprema Zerg, de StarCraft.

El nombre de C’Thun también se hace referencia en la novela corta de Stephen King «N.» de su colección Después del Amanecer. En la historia, CThun es un mundo escondido de antiguos dioses y abominaciones que está escondido en un círculo cambiante de piedras en un campo abandonado, donde un cuidador debe hacer guardia y a través de su percepción, debe «arreglar» el círculo asegurándose de que hay ocho piedras en lugar de siete. El rito induce a los síntomas de un trastorno obsesivo compulsivo, dando lugar al suicidio. Uno de los seres que con frecuencia intenta pasar al centro del círculo se describe como un ojo inhumano, de tres lóbulos y un extraño casco de cuero.

C’Thun también hace referencia a un dios mayor de la serie de El Legado de Kain.

Referencias

El Dios Antiguo creo avatares basándose en su propia imagen. Estos mensajeros son conocidos como los Quiraji. Ansiosos de conocer sus propósitos, los Quiraji le dieron un nombre a su creador: C’thun había nacido… Durante miles de años los Quiraji trabajaron febrilmente en crear una fuerza capaz de arrasar este mundo que se rebelaba contra su Dios. La gran ciudad de Ahn’Quiraj seria donde estos seres crearían un ejercito capaz de hacer temblar los mismos cimientos del mundo, y esperarían a la llegada de su Maestro y Señor, C’thun.

– Antiguo Códice Quiraji (La raza elegida de C’thun)

 

Antes de que el tiempo fuera tiempo, cuando el mundo era aun un niño, una batalla entre un titan y un ser de maldad inimaginable tuvo lugar en Azeroth. Tal batalla fue tan grande que jamas se tuvo en claro al ganador, pero uno de los titanes fue derrotado. Este ser, este “antiguo”, también fue destruido… O al menos eso pensamos.

Durante milenios, este ser ha permanecido dormido, esperando a que llegue su tiempo. Y desde su fortaleza llegara el momento en el cual desate su cólera sobre este mundo que intento destruirlo.

– Profecía de C’thun (Recuperado por la Liga de Expedicionarios)

 

El tercer día, cuando el sol alcanzó su cenit, aparecieron los Quiraji, más numerosos que antes. Una vez más el zumbido de sus alas de insecto se hizo patente en el aire, y una vez más la interminable multitud apareció en el horizonte. Se desplegaron ante Fandral y los demás como la tenebrosa sombra de una nube que oscurece el sol… y se detuvieron.

Y esperaron.

Fandral colocó a sus tropas en formación y se mantuvo al frente mientras los cuervos tormentosos volaban a su alrededor en círculo y los druidas en forma de oso arañaban la tierra ansiosos, todos observando con atención. Momentos después, la marea de insectos se abrió y la corpulenta silueta del general Quiraji se acercó, llevando una figura herida en su apéndice con forma de garra. Llegó hasta el frente de las líneas Quiraji y sostuvo a Valstann Staghelm en lo alto para que todos lo vieran.

Se escucharon gritos sofocados entre los soldados. Fandral permaneció de pie, en silencio… sabía que Viento del Sur había caído y temía que su hijo pudiera estar ya muerto. Se maldijo por haberle permitido partir y permaneció inmovilizado por una mezcla de miedo, ira y desesperación.

Entre las garras del general, Valstann se revolvió y habló al general, aunque estaba demasiado lejos como para que se le pudiera oír.

Al fin, el hechizo que había caído sobre Fandral se rompió y cargó hacia delante, seguido por el ejército de elfos de la noche, pero la distancia era demasiado grande… y antes de que el general Quiraji actuara, sabía que no podrían llegar hasta Valstann a tiempo.

El general Quiraji apoyó su segunda garra sobre la silueta ensangrentada de Valstann; apretó y las separó cercenando el cuerpo del joven elfo de la noche por la cintura.

– Crónica de la Guerra del mar de Dunas (Muerte de Valstann Staghelm)

 

Fuentes: WoWWiki, Todowow

Deja tu comentario