Azshara: de Reina de Kalimdor a Gobernadora de los Naga

Azshara_Lights_of_lights

Título Luz de Luces, Reina de los Naga
Género Femenino
Raza(s) Naga (anteriormente elfa de la noche altonata)
Clase SorcererWizard (WRPG), Mago (WoWRPG),Sirena (DF)
Afiliación Dioses AntiguosQuel’dorei, anteriormente la Legión Ardiente
Ocupación Emperadora de Nazjatar, anteriormente Reina de los Kaldorei, Líder de los Kaldorei y Hechicera-Reina de Kalimdor
Localización Nazjatar
Estado Activa, Eterna
Alineamiento Caótico malvado

La Reina Azhara fue originalmente la gobernante de los kaldorei hace 10.000 años y actualmente es la líder de los monstruosos naga. Su fascinante belleza y la fe ciega de su gente le hicieron caer en una locura que la corrompió y cuyo responsable fue Sargeras, el maestro de la Legión Ardiente. Tras ser derrotada por Malfurion, el Gran Cataclismo la envió junto a su corte de altonatos al fondo del Mare Magnum , donde se convirtió en la Emperatriz de Nazjatar y progenitora de los naga. Azshara es a menudo nombrada como la maga más grande que ha habido en vida en Azeroth.

Biografía

En cuanto a lo que se sabe sobre ella como fuente de las novelas e historias cortas podemos resumir lo siguiente.

En busca del poder supremo

Azshara era considerada como la elfa nocturna más bella y la que más rápido se ganó el amor y confianza de su pueblo en la historia de los kaldorei. Como miembro de los altonatos (la que fue la clase más alta de la primigenia sociedad de los elfos de la noche, principales responsables de la Guerra de los

Azshara en el Portal
Azshara en el Portal

Ancestros y muchos de ellos posteriormente aliados de la Legión Ardiente convirtiéndose en nagas mientras que los que se unieron a la Alianza Kaldorei contra los demonios evolucionaron a lo que posteriormente serían los elfos nobles modernos) y única heredera al trono, Azshara siempre estuvo fascinada por el Pozo de la Eternidad. Tras su coronación decidió dedicarse por completo a sus intereses por lo que pronto ordenó la construcción de un extraordinario palacio enjoyado en una de las orillas del pozo.

Buscando agradar a su reina, los nobles propusieron que la capital de los elfos de la noche cambiara de nombre en su honor. Azshara aceptó con gracia real y tras un acalorado debate el nombre elegido fue Zin-Azshari que quiere decir “gloria de Azshara”. Los kaldorei celebraron por todo lo alto el nuevo nombre de su ciudad mientras que el amor que sentían hacia su reina crecía a la vez que disminuía su confianza en los decadentes altonatos. Es más, el embelesamiento que Azshara ejercía sobre su pueblo les impedía percibirla como uno de los miembros de los altonatos. Todos los kaldorei amaban a su reina pero ella solo correspondía a aquellos que pertenecían a su élite de nobles corruptos. Estos eran odiados por la mayoría del pueblo que los consideraba poderosos practicantes de magia.

Azshara y su corte establecieron su residencia en el nuevo palacio tan pronto como estuvo terminado. Muchos altonatos se dedicaron devotamente a estudiar sin descanso El Pozo. La obsesión de los altonatos creció y la cantidad de magia que tomaban de las profundidades del Pozo fue creciendo para conjurar hechizos cada vez más poderosos. El Pozo entró entonces en una confusa fase donde se daban oscuras tormentas en su superficie y en la que sus aguas se teñían hasta convertirse completamente en un líquido negro.

Sueños de gloria

Un día mientras la reina estaba con su consejero de más confianza, Lord Xavius, éste le propuso la idea de utilizar el poder del Pozo de la Eternidad para purgar el mundo de impurezas y hacerlo un lugar ideal a sus ojos. La gran cantidad de magia que habría de usarse atrajo la atención de un observador interesado: Sargeras. Tratando de desatar a sus huestes demoníacas en Azeroth, el titán oscuro entró en contacto con Xavius, sometiéndolo a su poder tras el cual cayeron el resto de altonatos y la propia Azshara. Xavius ayudó a su reina a comunicarse con Sargeras quien le transmitió su deseo de limpiar el mundo de razas inferiores. Sargeras engañó a Azshara haciéndole construir un portal que se alimentaba de las energías del pozo para invadir Azeroth en un conflicto que se conoció como la Guerra de los Ancestros.

El primer ataque de la Legión Ardiente a Azeroth se produjo en Zin-Ashari, la ciudad capital de la civilización kaldorei. Sus ejércitos estaban liderados por Hakkar y Mannoroth que destrozaron rápidamente Zin-Azshari sin ningún tipo piedad matando a todo el que se alzara a su paso. La segunda ciudad más poblada y poderosa de los elfos de la noche, Suramar, fue la siguiente en el punto de mira de la Legión. Miles de elfos fueron masacrados mientras los altonatos permanecían a salvo en lo alto de sus murallas y Azshara reía a carcajadas la muerte de sus súbditos. “Azshara ayúdanos! “Por Azshara” “Corre Azshara!” se escuchaba entre el caos de la batalla. Pero Azshara había asumido que la muerte de su gente era necesaria para que ese mundo perfecto que Sargeras le había prometido se llevara a cabo.

No tardó en crearse un movimiento de resistencia al que Azshara no prestó apenas atención. En aquellos momentos Sargeras envió a Archimonde a Azeroth y juntos permanecieron al mando de los ejércitos demoníacos ajenos a los intentos de tres elfos de la noche que trataban de desbaratar sus planes. Estos tres elfos eran el druida Malfurion, su gemelo Illidan y la sacerdotisa de Elune Tyrande. Junto a ellos había tres héroes provinientes de un lejano futuro: Krasus (o Korialstrasz en su forma de dragón), un mago humano llamado Rhonin y un guerrero orco que respondía al nombre de Broxigar.

Cuando el portal por el que había de pasar Sargeras estaba casi abierto, se desataron los esfuerzos combinados de los tres elfos de la noche y los aliados desde el futuro encargados de destruir el portal. Irritada por la falta de orden Azshara se dirigió a Mannoroth para pedirle explicaciones por este desastre. Enfurecido por su propio fracaso y por las preguntas de la Reina estuvo a punto de atacarla, pero en seguida se dio cuenta de que sería una locura porque vio en ella un potencial que solamente Sargieras, Kil’jaeden y Archimonde podían superar. Azshara le perdonó la vida pero a cambio le pidió que le trajera a Sargeras para terminar con la misión que le había prometido sobre Kalimdor.

Pero fue demasiado tarde ya que el portal fue destruido. Y además se produjo el Cataclismo sobre Kalimdor.  Cuando Azshara se dio cuenta que Sargeras no vendría, decidió no decirle a sus súbditos fieles que habían fracasado. Cuando las aguas negras del Pozo de la Eternidad se vertieron en el palacio se creó un escudo mágico que la protegería a ella y a los altonatos de ahogarse. Fue entonces cuando una voz resonó dentro de su cabeza que le susurraba los planes de escape: “Hay un camino… hay un camino… te convertirás en más de lo que nunca fuiste…. más de lo que nunca fuiste… te podemos ayudar… te podemos ayudar… Te convertirás en más de lo que nunca fuiste… y cuando llegue la hora, por todo lo que te habremos dado… nos servirás con devoción”. Su hechizo se colapsó pero cuando el Pozo llenó sus pulmones ella no se ahogó, sino que su odio y su rabia se expandieron convirtiéndola en una horrible pero sin embargo bella monstruosidad que reflejaba la maldad y malicia que siempre había estado escondida en su núcleo.

Historia

Tanto la Reina Azshara como su gente de confianza y altonatos se hundieron en el mar. Los Dioses Antiguos la eligieron como otra herramienta más útil y la transformaron tanto a ella como a sus seguidores y altonatos en Nagas. La poderosa reina aún vive gobernando a los naga y cuando despertó en el fondo del mar mandó construir un palacio para rivalizar con el que tenía en su hogar en Azshara.

Los elfos de la noche la han creído muerta durante mucho tiempo pero sigue viva en el fondo del océano, en Nazjatar. Ha abrazado el poder de los naga crecido en tamaño y posee numerosos tentáculos engarzados con joyas y objetos de poder. Acumula el poder de los nagas para poder vengarse de lo que los elfos de la noche la hicieron . Se ha convertido en la Reina de los Naga y éstos la sirven fielmente. Nazjatar se ha convertido en la capital de los naga y ésta se encuentra construida sobre una enorme zanja en el fondo del mar donde Azshara ha construido su palacio imperial.

Con esta nueva forma Azshara tiene seis metros de altura y se mueve sobre cinco tentáculos parecidos a los de un pulpo. Al igual que a las brujas del mar, la cabeza de Azshara porta una corona de serpientes retorciéndose. Pero a pesar de este aspecto su cara sigue teniendo la belleza que tenía cuando era un elfo de la noche.

Se desconoce cuando va a volver a reaparecer de nuevo por el mundo. Pero en su día envió a la superficie a Lady Vashj para establecer contacto con los habitantes de la superficie buscando la venganza con los elfos de la noche que la derrotaron, preparando también a sus súbditos y llegar a poder mostrar su poder sobre Azeroth.

World of Warcraft

Dentro del juego podemos ver que la historia de Azshara ha seguido de la siguiente manera:

Antes del lanzamiento de la expansión “Cataclysm” fue un tema bastante comentado durante la sección de preguntas y respuestas con Tom Chilton en la BlizzCon 2009 comentando que aparecería en la expansión pero no como parte de la historia fundamental de la misma.

Los naga tuvieron una parte importante en la zona de Vashj’ir y Azshara aparece de manera testimonial en Nazj’vel al sur de Costa Oscura enfrentándose a Malfurion. Aquí Azshara es la responsable de los problemas de Costa Oscura para mantener a Malfurion alejado de Hyjal. Tanto la Alianza como la Horda pueden verla y tratar de matarla tanto a ella como a cuatro Sacerdotisas Escama Oscura que rodean el Cuerno de los Ancestros.

Más tarde se descubre que la presencia de Azshara en la expansión es el intento de destrucción del Señor Elemental Neptulón ya que eso daría lugar a que ella pudiera gobernar todos los mares y océanos.

Apariencia física

Azshara_Isla_BrumadeSangre
Estatua de Azshara en Isla Bruma de Sangre

En Shadows & Light nos sugiere que su cuerpo quedó alterado y es bastante diferente al de los naga ordinarios:

“La criatura se mueve a través de cinco tentáculos que se arrastran como si fuera un pulpo, su enorme y bulboso cuerpo está serpenteando constantemente. El cuerpo de los humanoides está cubierto de duras escamas que salen de su cuerpo, la criatura puede llegar a medir 6 metros de alto. Del torso le salen cuatro brazos con dos manos portando abundante joyería orfebre y de metal. A pesar de la monstruosidad de su cuerpo, la cara de la criatura aún posee un aspecto femenino y guarda parte de su belleza élfica. Serpientes se retuercen sobre su cabeza, sirviéndole de pelo y como ojos en los que mirar en todas direcciones. Una sonrisa cruel se dibuja sobre sus labios, tan pronto como decide jugar con sus enemigos un poco más o simplemente destruirlos de inmediato.”

En World of Warcraft encontramos estatuas que vemos que se distinguen de cualquier otra estatua femenina naga.

Cuando Tyrande trata de rescatar a Malfurion la Pesadilla Esmeralda le muestra una Azshara algo diferente a Sadows & Light:

“Una monstruosa cara verde azulada la miró lascivamente. Fue una elfa en una época pero ahora no es más que una criatura marina monstruosa. Su cuerpo monstraba extensiones que provenían no solo de su cabeza, sino también de su escamada espalda. Además las escamas le cubrían la cara y su voluptuoso torso. Las manos presentaban garras parecidas a las de los depredadores marinos. Tenían más aspectos de elfos de la noche que su parte inferior en la que más que piernas, se movían a través de una combinación de serpiente y anguila. De hecho, su espinada ‘cola’ fue lo que trató de estrangular a Tyrande… Era y no era la reina. Había suficientes facciones en su cara para reconocer a Azshara a pesar de sus escamas; sus ojos eran violentas órbitas que trataban de penetrar abrasivamente en la mente de la Suma Sacerdotisa.”

Pero no se sabe si realmente es una nueva descripción o si es la imagen que Tyrande creó en su imaginación.

Personalidad y poderes

“Tenaz, manipuladora y hermosa sin comparación, Azshara poseía, en su época, más talento para la magia que cualquier otro elfo de la noche. Hace diez mil años, ella y los demás Altos Elfos llevaron a Azeroth al borde de la destrucción total cuando llamaron la atención de Sargeras, el Gran Enemigo, gracias a su uso indiscriminado de la magia arcana. Corrompida por la influencia del titán caído, Azshara puso en marcha un plan para traer a la Legión Ardiente al mundo, lo que tuvo como resultado la Guerra de los Ancestros y el Gran Hendimiento de Azeroth. La bella y cruel Azshara fue devorada por el océano para no regresar jamás… o al menos eso se creía. Los naga la veneran como semidiosa y ésta sigue con vida. El modo en el cual sobrevivió al Hendimiento, y a qué precio, son dos misterios que pocos tendrían el valor de desentrañar.”

Era extremadamente carismática. Su atractivo físico y mental eran tal que nadie se daba cuenta de sus cualidades negativas. La mayoría de sus sirvientes estaban dispuestos a cualquier cosa con tal de ser recompensados con sus ojos, aunque eso les costara la vida. Cuando Sargeras contactó con ella, Azshara estaba eufórica, pensando que había encontrado finalmente un compañero a su altura que le mereciera. Se sabe que Azshara usó conjuros para incrementar sus encantos como confesó Illidan cuando detectó su magia poco después de recibir sus nuevos ojos. Xavius, que se consideraba por encima de sus encantamientos estaba, de hecho, completamente enamorado; lo que demuestra lo realmente poderosa que Azshara podía llegar a ser. Mannoroth descubrió para su disgusto, que Azshara era más poderosa que él y que solo Archimonde, Kil’Jaeden y Sargeras podrían hacerle frente

Estatua Azshara en los Jardines de Quel'Dormir
Estatua Azshara en los Jardines de Quel’Dormir

 

Fuentes: WoWWiki, WoWPedia

 

Deja tu comentario