Jaina Valiente

En este artículo, vamos a ver a Jaina Valiente como personaje dentro de World of Warcraft.

Jaina es la actual Lady Almirante de Kul Tiras y fue la líder del Kirin Tor.

Pero también fue la líder de la ciudad portuaria de Theramore tiempo atrás.

Nacimiento y juventud

Jaina Valiente nació tres años antes de la Primera Guerra. Sus padres, Katherine y el Lord Almirante Daelin Valiente, ya eran padres de otros dos hijos.

Daelin, era el gobernante de Kul Tiras y amigo de la Alianza de Lordaeron y Ventormenta.

Desde su nacimiento, Jaina se sintió atraída por las historias de la maga y guardiana Aegwynn. Pero descubrió su talento para la magia tras la Segunda Guerra, por lo que fue enviada a Dalaran para estudiar las artes de la magia. Una vez allí, suplicó para convertirse en la aprendiz del Archimago Antonidas.

Durante su aprendizaje, y gracias a su noble legado, acabó conociendo a Arthas Menethil, el heredero al trono de Lordaeron. Durante años crecieron juntos como amigos y llegaron a ser amantes. El Elfo de Sangre Kael’thas Caminante del Sol, también de sangre noble y mago, se sintió atraído por ella, pero no llegó a ser correspondido.

Arthas y Jaina llegaron a comprometerse, pero esta boda nunca tuvo lugar dado que ambos tenían dudas. Llegaron a considerar volver estar juntos de nuevo un tiempo después, y prometieron tomarse la relación un poco más despacio. Pero justo llegó la invasión del Azote a Lordaeron, hecho que finalmente les separó.

Durante Warcraft III

Antonidas quiso saber más sobre la Plaga que estaba devastando Lordaeron y se encontró con Medivh, que en esos momentos estaba disfrazado como el Profeta, que le insistió que se llevara a sus magos a Kalimdor. Jaina, que estaba escuchando la conversación desde la distancia, pensó en las palabras del Profeta y Antonidas la envió a que se encontrara con Arthas e investigase la plaga en Brill, en Claros Tirisfal.

Durante esta investigación Jaina y Arthas encontraron varios puntos de la plaga, en los que se incluía un granero que se encontraba infestado, junto con un antiguo miembro del Kirin Tor: Kel’Thuzad. Éste antiguo miembro se había convertido en un nigromante.

Tanto Arthas como Jaina, lucharon contra las fuerzas no-muertas de Kel’Thuzad y pareció que Arthas había matado al mago.

Mientras volvían, en Vega del Amparo se dieron cuenta de que el grano infestado se había extendido más de lo que pensaban y que había gente que ya había sido envenenada. Además de haber sufrido una terrible muerte, se habían convertido en muertos vivientes, en no-muertos. Jaina se teletransportó a Dalaran para intentar contactar con Uther y la Orden de la Mano de Plata mientras que Arthas seguía en la Vega del Amparo. Cuando Jaina volvió con los refuerzos, Vega del Amparo había sido destruída y Arthas se encontraba luchando en solitario en una batalla perdida. Gracias a la ayuda de Uther, pudieron reprimir el ejército de no-muertos, pero Arthas ya se encontraba moralmente devastado y horrorizado por lo que había vivido.

Arthas corrió hacia Stratholme mientras que Jaina y Uther le seguían. Pero no llegaron a tiempo, ya que el grano había sido consumido y seguramente toda aquella ciudadanía acabaría convirtiéndose en no-muertos. Arthas quería hacer una masacre en el pueblo para evitar la transformación, pero Uther no estaba de acuerdo con matar a gente que simplemente había comido el grano infestado. Así que Uther decidió no ayudar a Arthas en esta matanza y Arthas le acusó de traición. Pero para sorpresa de Arthas, Jaina decidió seguir a Uther y no ayudar tampoco en la matanza.

Jaina y Uther volvieron a Stratholme tras la matanza, y quedaron totalmente horrorizados por los resultados. Jaina volvió a encontrarse con el Profeta y éste, viendo el potencial de la maga, le dijo que liderara a la gente para que se embarcaran hacia el otro continente, hacia Kalimdor. Una vez que Arthas y la Plaga empezaron su invasión, tanto Jaina como Antonidas, vieron la magnitud del desastre que se avecinaba, y empezaron los preparativos para salir hacia Kalimdor.

Tras la caída de Quel’thalas, antes de dejar Kalimdor, Jaina se encontró con Kael’thas Caminante del Sol, e intentó consolarle por haber perdido a su padre en la invasión de la Plaga. Pero Kael’thas rechazó sus condolencias, porque en sus días ella prefirió a un monstruo antes que a él. Tras esto, Arthas y su ejército llegaron a Dalaran, y Antonidas fue asesinado.

Una vez Jaina llega a Kalimdor, se fija en la presencia de los Orcos. Tras enfrentarse a Grom Grito Infernal, Jaina sintió un gran poder en Sierra Espolón y lideró una expedición hacia el lugar para encontrar allí algo que pudiera derrotar a los Orcos.

Al llegar, se encontró con Thrall y Craine Pezuña de Sangre. Y cuando se fueron a enfrentar, volvió a ver al Profeta que les imploró que se unieran entre ellos para sobrevivir ante la llegada de la Legión Ardiente. Jaina aceptó de mala gana lo que les pedía y se alió con Thrall, enfrentándose contra Grito Infernal y el ejército de caóticos arcos. Jaina le dio a Thrall una Gema de Alma, que usaron para capturar la esencia de Grom al comenzar la invasión en Kalimdor. Jaina entonces ayudó a Thrall a purgar la maldición demoníaca de Grom.

Aunque sus ejércitos no estaban contentos con esto, Jaina y Thrall siguieron siendo aliados incluso tras la muerte de Grito Infernal. Esta alianza hizo que ambos ejércitos se mantuvieran vivos.

Tras tener una visión, Jaina y Thrall fueron a reunirse con los líderes de los Elfos de la Noche: Tyrande Susurravientos y Malfurion Tempestira, en Hyjal. Entonces apareció el Profeta una vez mas, momento en el cual se reveló por fin como Medivh, el Último Guardián, que había vuelto para corregir los errores que había cometido. El Profeta les imploró que tanto los humanos, como los orcos y los elfos de la noche, deberían entrar en alianza ya que en caso contrario, serían derrotados. Todos juntos deberían defender el Monte Hyjal.

Jaina exploró la zona con hechizos de teletransportación, y al final vio que Archimonde, un comandante de la Legión Ardiente, estaba consiguiendo llegar a lo alto del Monte Hyjal. El grupo creó tres bases diferentes a lo largo de la montaña, siendo la primera la de Jaina. Pudo escapar de la muerte a manos de Archimonde teletransportándose, y después la base de Thrall fue destruída, pudiendo Jaina teletransportarle a otro lugar para no morir. Archimonde pareció ser derrotado en lo alto del Monte Hyjal, gracias a la ofensiva de los fuegos fatuos que invocaron los Elfos de la Noche. Aunque el árbol Noldrassil fue destruido, el mundo fue salvado. Y desde entonces Jaina vio en los arcos unos aliados potenciales.

Tras la derrota de Archimonde, Jaina se trasladó con sus refugiados al este de las costas de Kalimdor y se instalaron en una isla creando una ciudad llamada Theramore.

 

El padre de Jaina no estaba tan de acuerdo con aliarse con los orcos. No solamente era el líder de Kul Tiras, sino que también era el Gran Almirante de la flota de la Alianza durante la Segunda Guerra y estaba dispuesto a luchar contra los Orcos. Jaina imploró a su padre que parase el asalto a Durotar, pero Daelin no estaba tan de acuerdo en hacerlo. Y una vez más, Jaina tenía que tomar una decisión, elegir entre su padre o entre los nuevos aliados que había formado. Y el resultado de su decisión acabó con la muerte de su padre a manos de la Horda.

Rexxar fue el que dio el golpe final a Daelin y las últimas palabras de Jaina a su padre fueron una plegaria de por qué no la escuchó. Cuando el pueblo de Kul Tiras supo sobre la muerte de Daelin, pidieron venganza a la Alianza, pero no fueron escuchados ya que estaban muy pendientes de la Plaga, que se estaba extendiendo por Lordaeron. Y así, Kul Tiras se sintió abandonada por la Alianza y traicionada porque Jaina había permitido que su padre muriese.

Jaina siguió gobernando Theramore.

World of Warcraft: Classic

En World of Warcraft: Classic encontramos a Jaina en la torre de Theramore, donde gobierna la ciudad. Está aliada con el Reino de Ventormenta e insiste en que haya una reunión entre el Rey Varian y Thrall. Varian finalmente es convencido por su hijo, el príncipe Anduin Wrynn, pero durante el viaje Varian desaparece misteriosamente.

Durante The Burning Crusade

Durante esta expansión no vemos mucho a Jaina, pero podemos volver al pasado y revivir los eventos de la Batalla del Monte Hyjal en la banda que encontramos en las Cavernas del Tiempo. Ella nos asiste en la muerte de los dos primeros jefes, Ira Fríoinvierno y Anetheron. Tras la muerte de los mismos, Jaina se teletransporta y no la volvemos a ver hasta el final cuando luchamos contra Archimonde.

Durante Wrath of the Lich King

En Wrath of the Lich King, Varian se encuentra preparando la guerra contra la Horda cuando suceden los eventos de la Puerta de Cólera y la muerte de Bolvar Fordragon.

Jaina quiere parar una posible Cuarta Guerra y va a Orgrimmar, donde se entera por Thrall y Sylvanas que existe una sublevación en Entrañas. Varimathras, antiguo sirviente de Sylvanas, había tomado el control de la ciudad y había formado una alianza con el Gran Boticario Putress. Con el control de la Plaga pudieron tomar el control de la ciudad.

Thrall jura en no tener ningún interés en entrar en guerra contra la Alianza, y que la Horda se encargará del traidor. Jaina quiere contárselo a Varian, pero eso no parece parar al Rey. Así que los ejércitos de la Alianza y la Horda se acaban encontrando en Entrañas, después de que ambas fuerzas hubieron acabado con Varimathras y Putress.

Jaina acaba parando al ejército de la Alianza durante el enfrentamiento, congelándolos y teletransportando a todo el mundo a Ventormenta.

Cuando Magni Barbabronce descubre que la prisiónde Yogg-Saron se ha roto y se ha liberado en Ulduar, Jaina y Rhonin deciden hablar con los líderes de la Horda y la Alianza en momentos separados para organizar una expedición a Ulduar. Mientras Rhonin explica lo sucedido a Varian, Jaina se da cuenta de que los líderes de la Horda llegan antes e intenta evitar que entren en Dalaran para evitar otro enfrentamiento. Garrosh la ignora y no puede evitar el enfrentamiento entre Garrosh y Varian. Varian decide irse negando cualquier acuerdo de trabajar junto con la Horda, después de lo que sucedió en la Puerta de Cólera.

Finalmente llegamos a la Ciudadela de Corona de Hielo, donde Jaina acompaña a la Alianza.

Cuando la Alianza mata a Libramorte Colmillosauro, Muradin Barbabronce permite a Varok Colmillosauro retirar el cuerpo de su hijo, y Varian permite que lo haga. Este acto hace que Jaina llore en respeto a su rey.

Mareas de Guerra

Y llegamos al momento en que Jaina deja de ser la diplomática que siempre quiso ser con los asuntos de la Alianza y la Horda.

En algún momento durante Cataclysm, Jaina es requerida para encontrarse en Dalaran con Rhonin, que le pide que se lleve a Kinndy Chispabrillo como aprendiz.

Cuando muere Alamuerte, Jaina ve la tensión que hay entre la Horda y la Alianza, y se encuentra con Thrall y hablan de Garrosh.

Thrall ya no es el Jefe de Guerra de la Horda, ya que ha dejado su puesto a Garrosh Grito Infernal y se ha quedado en el Anillo de la Tierra, bajo el nombre de Go’el, su nombre de nacimiento.

La ayuda que le pide Jaina, Go’el no se la puede dar, ya que se encuentra sanando el daño que causó Alamuerte. A Jaina no le gusta esta respuesta, y vuelve a Theramore.

Una vez allí se encuentra con Kalecgos, que le pide ayuda a Jaina porque el Iris de Enfoque ha sido robado. Jaina decide ayudarle a encontrarlo.

Durante este tiempo, descubren que la Horda se está acercando a Theramore. Esto deja a Jaina con dos problemas: la búsqueda del Iris de Enfoque y el intento de Garrosh de conquistar Kalimdor. Finalmente decide que el Iris de Enfoque es más importante.

Cuando la Horda de Garrosh decide empezar el ataque a Theramore, Jaina se prepara y vuelve a Dalaran, pidiendo audiencia con Rhonin y el Consejo de los Seis para pedir ayuda para defender Theramore.

Cuando el ataque empieza, se dan cuenta de que era un ataque con trampa, con el objetivo de tener a todas las mejores fuerzas de la Alianza en Theramore. Los magos de Garrosh habían sido los que habían robado el Iris de Enfoque para crear una bomba poderosa de maná que

finalmente caería en el centro de Theramore. Jaina, Kalecgos y unos cuantos más pudieron sobrevivir gracias a Rhonin, que se sacrificó para abrir un portal que pudiera permitir escapar a todo el mundo que fuera posible.

Jaina fue golpeada por una parte de la Bomba de Maná, quedando irradiada por energía arcana que le hizo cambiar el color de su pelo de rubio a blanco plateado, pero también le dio cierto poder.

Pese a las peticiones de Kalec, Jaina volvió a Theramore para ver los daños que había sufrido.

Quedó muy mal cuando vio la devastación, pero el peor momento fue cuando vio el cuerpo inerte de Kinndy, su aprendiz. Cuando tocó el cuerpo de la gnoma, éste se convirtió en polvo arcano. Jaina sintió que todo había sido en vano y la venganza sería su siguiente paso.

Solamente le quedaba furia, y atacó y asesinó a todas las tropas de la Horda que había por las ruinas de Theramore. Encontró el Iris de Enfoque y lo escondió para que ni siquiera Kalec lo encontrase, y poder así usarlo en su propio beneficio contra la Horda.

Siguió pidiendo ayuda a la Alianza y al Kirin Tor para poder vengarse, pero se negaron.

Así que Jaina viajó a la biblioteca de Dalaran y encontró el libro El Sexto Elemento: Métodos Adicionales de Amplificación y Manipulación Arcana. Este libro estaba bajo efectos de protección mágicos de su mentor, Antonidas. Ella consiguió romper la protección, y pensando que era una señal de su mentor de que estaba de acuerdo con sus planes, lo usó para poder manipular el Iris de Enfoque para potenciar una gran marea que arrasaría Orgrimmar.

Cuando llegó a la Isla de Batalla en los Baldíos del Norte, empezó a conjurar una gran marea de elementales que enviaría directamente a Orgrimmar. Pero Thrall llega a tiempo para intentar disuadirla de su venganza. Jaina incluso se enfrenta a Thrall, y cuando está a punto de lanzar un hechizo que lo mataría, Kalecgos llega y la para. Entonces, Kalec ruega a Jaina que no haga lo que pretende hacer, mencionando de que si ella piensa que estaba haciendo lo correcto, estaba dando la razón a Arthas en que estaba haciendo lo correcto cuando hizo la matanza de Stratholme. Le dice que incluso Arthas no tenía tanto odio interno. Jaina se horroriza con esta afirmación, viendo que no solamente estaba actuando igual que Arthas, sino que incluso sería igual que Garrosh si continuaba con su venganza.

Fanart de Plainandplain: creación de Jaina de la gran marea con Elementales

Finalmente acaba deshaciendo su gran ola, y diciendo que seguirá buscando luchar contra la Horda de Garrosh pero que no mataría a civiles. Jaina menciona a Thrall que la paz que buscaba no llegaría viendo a Garrosh como Jefe de Guerra, y que le llevaría un tiempo volver a considerar a Thrall como un amigo.

Jaina le pide a Kalec que la lleve en vuelo sobre Orgrimmar y ven que la flota de la Alianza se encontraba allí, luchando contra unos krakens que había invocado Garrosh. Y se da cuenta que si finalmente hubiese lanzando su gran ola a la capital de la Horda, se habría llevado por delante a la flota de la Alianza. Así que volvió a usar el Iris de Enfoque para matar a los krakens y salvar así a la flota.

Cuando Kalec y Jaina vuelven de nuevo a Theramore, se encuentran con la maza Rompemiedos. Esta maza fue dada por la familia Barbabronce al príncipe Anduin Wrynn, y posteriormente éste se la dio a Baine Pezuña de Sangre para ayudarle a recuperar Cima del Trueno que estaba gobernada por Magatha Tótem Siniestro. La maza parecía haber sido puesta de tal manera que fuera encontrada, puesto que estaba intacta sin ningún daño por la Bomba de Maná. Todo apuntaba a que Baine la había dejado allí porque ya no sentía el honor de empuñarla.

Deciden volver a Dalaran, momento en el cual finalmente Jaina y Kalec forman su relación romántica.

Cuando se encuentran con el Consejo de los Seis, Jaina devuelve el libro robado, además de devolver a Kalecgos el Iris de Enfoque. Kalecgos a su vez se lo da al Kirin Tor para que lo mantenga en un lugar seguro, y Jaina hace su petición de volver a formar parte del Kirin Tor como miembro novicio, pero es rechazada, porque el Consejo de los Seis quiere que sea su líder. Khadgar le dice que Vereesa Brisaveloz, la esposa viuda de Rhonin, encontró una caja entre las pertenencias de éste que contenía una profecía escrita por Korialstrasz, que describía a Jaina perfectamente (sin mencionarla a ella directamente):

Tras el rojo viene la plata

de la mujer que era dorada como el trigo;

la valiente Dama humillada y amargada

tendrá que pensar sólo en el enemigo

Del brillo de zafiro al brillo diamantino,

la líder del Kirin Tor,

la <<reina>> de un reino caído,

marchará a la guerra al compás de un tambor.

Pero estáis advertidos:

al final, las mareas de guerra

siempre mueren en la orilla

dejando tras de sí mucho dolor.

Jaina acepta ser la líder del Kirin Tor y preside el funeral de Rhonin.

Durante Mists of Pandaria

Jaina se encuentra presente en el encuentro de la Alianza en el Santuario de las Siete Estrellas cuando hablan del poder del Sha.

Anduin Wrynn es enviado para negociar con Jaina sobre la posible eliminación de los Elfos de Sangre de Dalaran, ya que los Atracasol se consideran una amenaza por su lealtad a la Horda. Jaina quiere mantener la neutralidad de Dalaran, y quiere demostrar a la Alianza que la Horda puede trabajar con ellos a pesar de la tensión que existe entre los líderes de ambos bandos.

Jaina ayuda con al defensa de Darnassus para ayudar a proteger la Campana Divina, un artefacto de origen Mogu. Pero a pesar de los esfuerzos, es robada. Jaina vuelve a Darnassus y concluye que pudo ser alguien que conocía bien los portales del Kirin Tor, puesto que la ciudad había sido aislada y protegida.

Tras esta traición, Jaina decide llamar a las fuerzas de la Alianza para expulsar a los Atracasol de Dalaran. Tras hacerlo, informa a Varian y que Dalaran está comprometida con la Alianza. Aún así, Varian increpó a Jaina por su decisión precipitada, contándole que se estaban llevando a cabo negociaciones para traer a los elfos de sangre de vuelta a la Alianza, y que sus acciones podrían ser las responsables de arruinar esas negociaciones. Jaina contradijo a Varian, argumentando que “una vez eres Horda, siempre serás Horda”.

Cuando Anduin es herido por Garrosh, Jaina jura que acabará con Garrosh, sea como sea.

Dada que se avecinaba una gran amenaza con el levantamiento del Rey del Trueno, Jaina funda la Ofensiva del Kirin Tor junto con la líder del Pacto de Plata, Vereesa Brisaveloz, que ofrece su ayuda no solamente para matar a Lei Shen, sino también para evitar que la Horda consiga alguno de los artefactos de poder de la Isla del Trueno.

En el asalto final contra el Rey del Trueno, Jaina dirige las fuerzas de la Alianza contra el líder Mogu Shan Bu. Durante el asalto, averigua que la Horda también atacaba al Mogu. Tras derrotarlo, Jaina se enfrenta a Lor’themar y pide que le entregue a Aethas Atracasol a cambio de su vida, mientras que Lor’themar le pide que libere a los Atracasol que están encancerlados en Dalaran a cambio de su vida. Taran Zhu interviene entre ambos, aunque Jaina les dice que no se encontrará completamente en paz mientras que Garrosh siga siendo Jefe de la Horda, a lo que Lor’themar está de acuerdo.

Después, Jaina utiliza el Bastón de Antonidas para drenar las energías que hay alrededor del Pináculo de las Tormentas tras matar a Lei Shen, y menciona que sus planes son usar el poder de las tormentas para hacer que Garrosh pague por lo que hizo.

En el Asedio de Orgrimmar, Jaina ayuda a los aventureros de la Alianza. Cuando el Sha es derrotado, se encuentra con Lor’themar Theron, y se dan cuenta de que Garrosh ha dejado el arma de su padre, Aullavísceras.

Jaina teletransporta a los miembros de la Alianza a Durotar, y ayuda a los jugadores.

Cuando Garrosh es abatido, en la escena cinemática del juego de Asedio de Orgrimmar, Jaina acusa a la Horda de conspirar contra la Alianza y advierte a Varian de que tiene la oportunidad de desmantelar a la Horda de una vez por todas. Varian no le hace caso.

Durante Warlords of Draenor

Jaina hace una breve aparición durante la cadena de misiones del Anillo Legendario, en la que ayuda a Khadgar a potenciar el anillo tras capturar a Garona. Durante los diálogos podemos ver que en la Alianza siente aprobación, mientras que en la Horda les advierte de que siempre estará vigilándolos y menciona que el Kirin Tor nunca deberá trabajar de nuevo con la Horda.

Legion

En Legion no la vemos demasiado. Aparece durante el asalto en la Costa Abrupta, luchando con Varian Wrynn y Genn Cringrís. La Alianza se vuelve vulnerable tras la retirada inesperada de la Horda, y finalmente el Rey Varian muere sacrificándose para que el resto de la Alianza pueda escapar.

Tras los servicios funerarios de Varian en el Castillo de Ventormenta, Jaina está indignada con la Horda y piensa que se retiraron para dejar que Varian muriese. Jaina sugiere a la Alianza que haga un frente contra la Legion y la Horda, pero no es aceptado por Anduin y Velen. Estando muy enfadada vuelve a repetir que la Horda nunca volverá a ser permitida en su entrada en Dalaran de nuevo.

Pero finalmente, en el Consejo de los Seis hay una votación para que la Horda vuelva a Dalaran, a pesar de la objeción de Jaina, alegando que los miembros de la Horda son monstruos responsables de muchas atrocidades. Jaina amenaza con dejar el Kirin Tor, pero finalmente se decide que la Horda vuelva a Dalaran. Ella abandona el Kirin Tor y se teletransporta, dejándoles claro que deben tener cuidado porque la Horda les traicionará.

Reencuentros

Durante Legion Jaina no ha sido vista. Pero en el cómic Reencuentros nos cuentan que Jaina terminó su relación sentimental con Kalecgos antes de dejar el Kirin Tor en manos de Khadgar, y que estuvo luchando contra los demonios de la Legion Ardiente por su cuenta.

Durante el comic vemos que volvió a las ruinas de Theramore y empieza a rememorar los recuerdos: la muerte de Daelin durante la invasión a Durotar, la bomba de Theramore, la Batalla de Entrañas, la marcha de Dalaran, y Kalecgos. Y se pregunta si su suerte habría sido diferente si se hubiese quedado al lado de su padre o al lado de su hermano.

Jaina se teletransporta a su hogar de nacimiento, Kul Tiras, y en especial a su capital, Boralus, donde ve a su madre Lady Almirante Katherine Valiente, que habla sobre Daelin y de cómo siempre protegió a la gente de Kul Tiras, pero también habla de cómo Jaina les traicionó a todos, a toda la nación. Los ciudadanos declaran que siempre estarán solos, sin Jaina o sin la Alianza, pero Jaina vuelve a Theramore prometiendo que no, que Kul Tiras no estará sola.

Líderes de Guerra

También volvemos a encontrar a Jaina como protagonista del primer video de la serie de Líderes de Guerra.

En él, Jaina canta una canción que se ha hecho popular en Kul Tiras, “La hija del mar”, mientras presenta sus respetos en el cementerio de Theramore. Ve una cadena con un ancla que después entrega a una figura encapuchada en el muelle como pasaje.

Jaina recuerda los acontecimientos que llevaron a la muerte de su padre, y el barquero encapuchado navega con Jaina a través de un mar de cadáveres y barcos naufragados. Finalmente es guiada hasta un lugar donde puede ver las caras de los muertos. Usando sus poderes, Jaina levanta un barco hundido de las profundidades de los mares del sur, y el barquero se revela como el fantasma de Daelin Valiente. Jaina le dice a su padre que ella ahora entiende lo que él quería decir.

Cuando desaparece la aparición de Daelin, Jaina se sube a bordo del barco de Kul Tiras que ha sacado del fondo del mar, y termina la canción con una frase que nos hace ver que va a la guerra.

En Battle for Azeroth

Jaina vuelve en Battle for Azeroth como uno de los personajes principales, sobre todo en la Alianza.

Aparece durante la Guerra de las Espinas, cuando llega en su barco fantasmal que se mantiene en el aire, durante la Batalla de Lordaeron. La Alianza está empezando a perder en la batalla, y ella les ayuda a avanzar por las ruinas de Lordaeron hasta dar con Sylvanas en la sala del trono del antiguo reino. Allí, Sylvanas bombardea el lugar dejando a los líderes de la Alianza dentro, pero Jaina les salva teletransportando a todos a su barco.

La Horda entra en las Mazmorras de Ventormenta para liberar a la Princesa Talanji y al Profeta Zul, y cuando comienza la huída Jaina intenta frenarles poniendo muros de escarcha y lanzando hechizos desde la distancia. Zul el Profeta se encarga de ir quemando la madera que va encontrando, haciendo que el fuego se propague por Ventormenta. Cuando Jaina se da cuenta tiene que decidir entre capturar a los invasores y los prisioneros o apagar el incendio, finalmente les deja huir.

Poco después, durante una reunión en Ventormenta, Jaina utiliza su magia para ver qué ha sucedido en el mar de manos de uno de los supervivientes de la Séptima Legión que salió tras el barco Zandalari donde iban los recién huidos y los miembros de la Horda. Y se dan cuenta de que han ido al Imperio Zandalari, que tiene una de las mayores flotas de Azeroth. Anduin recuerda que Kul Tiras también tiene una flota legendaria, y sugiere intentar que vuelvan a ayudar a la Alianza. Y aunque Genn Cringrís recuerda a todo el mundo que Jaina fue la razón por la que Kul Tiras abandonó la Alianza, Jaina dice que intentará volver a su hogar para convencerles.

Cuando llega con Genn y la Séptima Legión a Boralus, ven como los ciudadanos de Kul Tiras odian a Jaina por lo que sucedió con la muerte de Daelin Valiente. Mientras avanza hacia Fuerte Valiente, Jaina y el adalid son arrestados por los guardias a petición de la Lady Almirante Katherine Valiente, su madre.

Jaina le ruega que ayude a la Alianza, pero Katherine no quiere oír hablar de nada, y le pide a su amiga Priscilla Gobernalle que trate a Jaina como traidora.

Jaina es exiliada a la isla de Límite del Destino, lejos de las costas de Valle Canto Tormenta. Se conoce esta isla como un lugar de sentencia de muerte donde se manda a los prisioneros de Kul Tiras, del que ninguno vuelve. Mientras que Jaina se encuentra allí, es cogida por Gorak Tul y enviada a Thros. Allí, Jaina es perseguida por sus memorias y recuerdos del pasado, incluyendo a Arthas durante los acontecimientos de Stratholme, la batalla de Entrañas con Varian y la muerte de Daelin.

Tras descubrir la traición de Lady Gobernalle, Katherine Valiente se da cuenta que estaba equivocada con respecto a Jaina. Con la ayuda del adalid y algo de magia, Katherine entra en Thros para rescatar a Jaina, así como matar a Gorak Tul de una vez por todas.

Tras volver a Boralus, Jaina y Katherine ven como Lady Gobernalle intenta atacar Boralus con la ayuda de los Asaltantes Marea de Hierro.

Jaina usa el collar como enfoque de su magia, localizando la flota perdida de Kul Tiras que fue capturada por los Sabiomar de la Casa Canto Tormenta. Con esta magia consigue teletransportar a la flota de vuelta a Boralus que, liderada por el hermano de Jaina, Tandred Valiente, ataca a la flota Marea de Hierro. Gobernalle se rinde y Katherine Valiente nombra a Jaina como la nueva Lady Almirante de Kul Tiras, uniéndose a la Alianza de nuevo de manera oficial.

Mientras tanto, Sylvanas se ha encargado de encontrar al otro hermano, Derek Valiente, con la intención de revivirlo como un no-muerto.

Jaina se encarga de la ofensiva contra la Horda, primero defendiendo Estrecho de Tiragarde y usando poderes mágicos para volver a recuperar, junto con el Magister Umbric, el Cetro Abisal, un artefacto de Kul Tiras que fue robado por la Horda.

Con el cetro, Jaina ayuda a la Alianza a crear una distracción en Nazmir, creando una niebla en la zona que ayudará a preparar a la Alianza su camino por mar hacia Dazar’alor.

Jaina es el jefe final de la banda de Batalla de Dazar’alor y de manera cronológica en la historia, sucede cuando la Alianza mata al Rey Rastakhan. Jaina se ofrece para parar a la Horda y sobrevive al encuentro escapando cuando le queda un 5% de vida.

Lista de videos de Jaina Valiente de Battle for Azeroth

 

*Fuentes: Warcraft III, Mareas de Guerra, El Ciclo del Odio, Wowhead, Blizzard Watch, WoWPedia, World of Warcraft.

Leave a Reply