WoW Classic y las comodidades de hoy en día

Hoy vamos a hacer un resumen de las comodidades que tenemos actualmente en World of Warcraft y que no estaban en WoW Classic.

Porque una vez nos acostumbramos a tener algo, parece que siempre ha existido. Pero realmente hay características que al principio no estaban y vamos a encontrarnos en esta situación en WoW Classic.

De hecho, hace algunos días hubo un post en los foros de World of Warcraft en el que se hablaba de algunos errores que los jugadores habían encontrado durante la demo y que finalmente no lo eran, ya que se mostró tal cual fue en sus tiempos.

Pero, ¿qué otras comodidades que tenemos hoy en día no estarán en WoW Classic? Algunas parecerán obvias, pero otras quizá no tanto.

¡Vamos a refrescar la memoria!

Objetivos en el mapa

Hoy tenemos todos los objetivos de misión marcados en el mapa. Incluso a veces matamos sin sentido a los objetivos sin haber leído la misión previamente y nos damos cuenta porque no estamos obteniendo resultados (¿cómo que llevo 0/12?).

Pues en WoW Classic debemos estar preparados porque no nos marcarán ningún objetivo de misión en el mapa. Nos dirán que debemos matar a «X» o a unos cuantos «Y» que se encuentran cerca del arroyo al sureste de lo que sea. Y cuando tengamos señalado al objetivo ni siquiera nos pondrá si realmente es él, y dudaremos porque tardaremos en obtener el objeto que debemos despojar.

Así que, amigos, tenemos que leer mucho, y preguntar, y pedir, y recibir ayuda. Porque algo que hacía bonito al WoW Classic era eso: después de buscar y no encontrar, preguntabas. Y si no podías matar al objetivo, te venían a ayudar. Y si ya sabías qué hacer, ibas a buscar al jugador que necesitaba ayuda para echarle una mano.

Añadimos con esto, que por supuesto, no hay buscadores de bandas ni de mazmorras ni de grupos en general. El chat era el buscador. Y sobre todo, el chat más concurrido, que era el de Ciudad, donde había más gente. Sobre todo para buscar grupo para mazmorra.

Recordemos que la mejora de objetivos en los mapas apareció en Wrath of the Lich King.

Despojar varios cuerpos a la vez

¿A quién no le gusta llamar a un montón de PNJs y matarlos a todos a la vez con áreas y con nuestras mejores habilidades además de poner a prueba nuestros defensivos?

En WoW Classic esto será un poco más complicado. Pero bueno, si lo consigues, empieza a recordar una cosa: hay que despojarlos de uno en uno.

Hoy en día despojamos a todos a la vez, siempre y cuando se encuentren en cierto área con respecto al cuerpo principal que estamos despojando. Incluso si tienes Ingeniería puedes hacer un objeto para despojar a distancia que, a su vez, despoja a varios con las misma regla de radio.

Así que acuérdate de esto cuando, tras matar a varios a la vez, tengas que arrodillarte una y otra vez a recoger las pocas (pero muy muy muy necesarias) monedas que vamos a conseguir.

Esta mejora entró en la expansión de Mists of Pandaria.

Bolsas muy limitadas

Lo reconozco, tengo síndrome de Diógenes. Y si ya llevaré algo mal los puntos anteriores… no me quiero imaginar qué pasará con éste.

En WoW Classic las bolsas eran más pequeñas de lo que son ahora, las cantidades por objeto que se pueden acumular eran menores de las que hay ahora, y no solamente en nuestra mochila, sino también en el banco.

Y buscaremos solución para deshacernos de lo que no queremos, así que tendremos que buscar un vendedor porque las monturas tipo Riendas del mamut de tundra de viajero no existirán.

Pero añadimos que no solamente necesitaremos llevar comida y bebida, sino también pociones que nos ayuden con nuestros combates, o incluso equipo de resistencia. Núcleo de Magma será un punto clave en el que tendremos que tener objetos que nos ponga resistencia al fuego.

Algunas clases necesitarán objetos esenciales para lanzar habilidades. Por ejemplo: Druidas, Magos, Sacerdotes y Paladines necesitarán componentes para lanzar los beneficios de raid (de jugador en jugador, de uno en uno). Los Cazadores necesitarán flechas, los Brujos necesitarán Piedras de Alma (aunque se las hacen ellos mismos, ocuparán espacio en las bolsas). Todo esto desapareció hace tiempo, de manera progresiva de expansión en expansión y de forma total finalmente en Mists of Pandaria.

Y el banco… sí, tendremos el banco. Pero no tendremos las casillas adicionales de materiales que tenemos ahora, que llegó con Warlords of Draenor. Tampoco tendremos el Depósito del Vacío que llegó en Cataclysm. Y si quieres fabricar algo, tendrás que tenerlo en tu mochila y no en el banco, no podrás hacerlo «a distancia» como hoy en día.

Si piensas que el problema de las bolsas termina aquí, tengo que dar malas noticias. Porque hoy en día tenemos un libro donde vemos las mascotas y las monturas y podemos invocarlas desde ahí. En WoW Classic estaban en tu mochila. Así que si te gusta coleccionar, hazlo con conciencia y deshecha los gatos de miles de colores, quedándote con el/los que más te gusta/n, o no podrás recoger nada más.

Viajar y volar

Viajar en Azeroth hoy en día es un placer. Vamos por los caminos (pocas veces), o volando de un lado para otro. Sobre todo con nuestras propias y magníficas monturas, siendo rara vez si cogemos vuelo, salvo alguna circunstancia que nos beneficie. Nos quejamos mucho cuando se tardan tantos meses en poder volar durante una expansión. Pero… ¿que pasará durante WoW Classic?

Para empezar: olvídate de volar. Esto llegó en Burning Crusade y solamente para Terrallende, siendo normal en las siguientes expansiones con nuevas tierras que conquistar en Azeroth. Y la posibilidad de volar en Kalimdor y los Reinos del Este (salvo alguna excepción como El Éxodar o Bosque Canción Eterna), llegó con Cataclysm.

Entonces teníamos solamente los puntos de vuelo con sus rutas. Había menos de las que hay ahora, y… había que ir a por ellos. Así que tenías que coger tu personaje y hacerle viajar andando en muchas ocasiones hasta el punto exacto donde estaba el vuelo que querías coger para poder acceder a ese punto en el futuro. ¿Pero no era bonito ir de un sitio para otro con todo el riesgo que conllevaba? Esta sí que era una sensación de estar en un mundo en peligro del que rara o poca vez podías escapar.

Pero no solamente tenías que ir andando de un punto a otro para buscar ruta de vuelo o hacer misiones, sino también para hacer mazmorras. Porque las piedras de invocación de las puertas de las mazmorras no funcionaron hasta The Burning Crusade. Y prepárate porque la mayor parte de las mazmorras tenían élites en la zona de entrada que nos estaban esperando con ganas.

¿He dicho andando? Sí, andando. Porque hoy en día, tenemos nuestra montura de manera automática al nivel 20, o incluso podemos aprovecharnos de la Choper con chófer desde el primer momento. Así que en WoW Classic hasta que no llegues al nivel 40 no tendrás la primera montura, y la rápida en el nivel 60.

Transfiguración

Quizá una de las más obvias, es que no había la opción de transfiguración durante WoW Classic, que llegó en Cataclysm. La moda no estaba muy extendida por aquél entonces, y nada pegaba con nada, a no ser que tuvieras un set completo de mazmorra o banda.

Y al no existir la transfiguración, tampoco existía la opción de quitar las hombreras, que suele ser destacado en el personaje.

Talentos y la especialización

Es ya muy sabido que el árbol de talentos no es el que tenemos ahora. Y es que por aquél entonces cuando elegías una especialización, realmente la elegías casi para siempre. Costaba mucho oro cambiar de especialización.

Así que si escogías mal, tenías que restablecer todo y volver a empezar de nuevo a rellenar puntos en tu árbol de talentos.

Y es que no olvidemos que conseguir oro en WoW Classic era todo un reto. No como hoy en día que llueve oro de todas partes. Costaba mucho, muchísimo conseguir dinero y hoy en día cuando despojamos a un PNJ nos resulta raro que nos den solo plata. Prepárate, porque nos darán cobre.

Reliquias

Esas maravillosas piezas de armadura que nos ayudan a subir a nuestro personaje, y que va subiendo según subimos nosotros. No, no hay.

Las Reliquias llegaron con Wrath of the Lich King.

Compartir objetivo

Nos referimos sobre todo a compartir el objetivo con jugadores de la facción contraria. Si vamos hacia una zona donde tenemos jugadores «enemigos», es posible que tengamos que matar al mismo objetivo. Si el grupo o el jugador de la facción contraria lo golpea antes, no te va a dejar despojar nada porque el cuadro del PNJ que estamos pegando se volverá gris y el botín será para el grupo de la facción contraria.

Este ejemplo se dará cuando vayamos a matar a un élite en grupo para una misión que estamos haciendo. Si ayudamos finalmente a matar al objetivo no nos dará botín y posiblemente tarde unos 5 minutos en volver a salir. Si esperamos a que terminen los otros, o le matan y esperamos los 5 minutos o deseamos que el élite acabe con ellos antes, que también es otra opción. El primero que hace daño, se lleva el botín.

Esto también nos puede suceder de alguna manera con las misiones de escolta. Si una persona empieza la misión y si estás en ella, consigues el crédito. Pero si la primera persona no espera al resto del grupo, puede que algunos miembros del grupo no consigan completar la misión.

Y hablando de compartir: tampoco se pueden compartir misiones con otros miembros del grupo.

El compartir objetivos de misión llegó en Cataclysm, y el compartir jefes llegó con Mists of Pandaria.

No todas las clases estarán en la misma facción

Cómo era esto posible… pues en el mundo de Azeroth clásico.

Si eras Alianza, tenías que tener en cuenta que no podrías jugar un Chamán. Y si eras Horda, no podrías jugar un Paladín.

Solamente llegó esta posibilidad con The Burning Crusade, donde llegaron dos nuevas razas, los Elfos de Sangre a la Horda y los Draenei a la Alianza, donde ya tenían la especialización que les faltaba. Al final, es acorde con el lore de Warcraft, donde encuentras el sentido a qué raza puede jugar cada especialización.

Azeroth, pero diferente

Aún así, pensemos que era un mundo diferente al Azeroth que conocemos hoy en día. Pero esta dificultad hay que convertirlo en aventura. Una aventura en la que si salías a buscar una ruta de vuelo, podías verte envuelto en problemas. Donde los múrlocs eran una locura, porque siempre venían en grupo y era un reto de uso de habilidades. Y si conseguías salir sano y salvo, comer y beber para restaurar salud y maná era estar, realmente, un rato sentado hasta rellenar las barras.

Matar a un PNJ y tener que reponerse sentado. Donde los tiempos de lanzamiento eran muchísimo más lentos de lo que son hoy en día. Donde teníamos que usar objetos con resistencias al fuego, al hielo, etc. Donde la pérdida de maná mientras pegábamos era real.

Pero se disfrutaba, cada lectura detallada de las misiones, búsquedas en los mapas, y subidas de nivel gratificantes. Sin prisas pero sin pausas.

Así que tenemos que estar preparados para todo lo que vendrá con WoW Classic. Porque aunque muchos estamos deseando jugarlo, hay que recordar que será WoW Classic para lo bueno y para lo malo.

Deja tu comentario