Browsing Tag

Érebo

Capítulo 27: Una nueva guerra

– ¡Las órdenes están claras! ¡No hay mucho más que discutir!

La reunión se había caldeado más de lo habitual. Había que dividirse y los miembros no estaban de acuerdo con estas instrucciones. Una parte tenía que ir a luchar contra el nuevo mal. Y la otra tenía que viajar y hacerse al mar para luchar contra la Horda que se estaba acercando mucho a la frontera y el Puerto de Ventormenta.

Muchos estaban consternados por los acontecimientos. La vuelta de Alamuerte había supuesto una desgracia en muchos sentidos y estaban hartos de las continuas invasiones de la Horda. Unos habían perdido su hogar y otros a algún familiar. Se sentía el dolor, el miedo, el odio.

Capítulo XXI: Un caballo de Fuego

Al día siguiente Namarié estaba triste por la pérdida de su montura. Se sentía cansada por el esfuerzo físico del día anterior. Prácticamente todo el mundo sabía lo que había pasado. Sanatos y Ully estaban muy preocupados por lo ocurrido y en seguida fueron a preguntar a Namarié por su estado de salud y si podían hacer algo por ella, a lo que respondió:

– Solo necesito un caballo nuevo. Aquí los maestros de vuelo están muy lejos unos de otros por lo que caminar todo el tiempo retrasaría mucho mi progreso.

El joven Smash y el pequeño gnomo Dragonlanze escucharon sin querer estas palabras. Así que cuando Namarié terminó de hablar con Sanatos y Ully, se acercaron a ella a proponerle una nueva misión.

Capítulo XX: El límite hacia el Vacío Abisal

Las semanas fueron pasando rápidamente. El trabajo cada vez era más duro.

Tras haber pasado por todo el Bosque de Terokkar, Nagrand y Montaña Filospada, matando criaturas de lo más extrañas en comparación con lo que había visto en Azeroth, se encontraban en Tormenta Abisal.

Namarié estaba asombrada con Terrallende. Para ella era como un lugar mágico. Cada zona resaltaba por los colores que tenían, el cielo era totalmente distinto en cada lugar así como su historia.

Capítulo XVIII: Ciudad de Shattrath (Primera Parte)

[…]Zangar es una zona tranquila que ha eludido la gran influencia demoníaca. Los innumerables lagos de la marisma y sus piscinas están limpias de cualquier contaminación, y la mayoría de los animales nativos y los hongos emiten luz fosforescente calmante. Sólo recientemente se ha estropeado ecológicamente de manera autónoma. Algo que está causando el hecho de que los niveles del agua caigan. Hay setas gigantes de la marisma que están muriendo, al igual que las criaturas que dependen de las setas para comer[…].

Capítulo XVI: Compañeros.

Tras un pequeño descanso y reponer fuerzas para enfrentarse a nuevos retos, los tres aventureros se pusieron rumbo a Los Humedales. Pensaron pasar unos días inspeccionando la zona antes de embarcar hacia el otro continente, Kalimdor.

Los tres estaban prácticamente en el mismo nivel de aprendizaje aunque fueran clases diferentes. Pero esto les ayudaba a poder realizar las mismas misiones juntos aunque de vez en cuando tenían que llamar a sus maestros para que les ayudasen en alguna cuestión en particular. No obstante, también encontraban camaradas que se encontraban solos por el mundo y necesitaban que se les echase una mano y los tres acudían en su ayuda así que las misiones se hacían mucho más llevaderas y prácticas.

Sanatos solía estar cada vez más ausente por este mundo, se decía que investigaba mucho la zona de Terrallende junto con Ully y Brook, además de otros hermanos de la hermandad.

Capítulo XV: Sombras en el Ocaso.


Pronto se vieron sumergidos en pleno otoño y el tiempo empeoraba con lluvias constantes.

Las zonas de exploración se iban ampliando y ya eran conocidos los alrededores de Ventormenta como Páramos de Poniente, Montañas Crestagrana, Dun Morogh y Loch Modan, que estaban bien recorridas.

Las clases de bruja seguían siendo intensas. Había aprendido nuevos hechizos como drenar vida, crear piedra de salud o cubrirse de una armadura demoníaca, entre otras. Además también había aprendido hechizos interesantes como controlar demonios durante un determinado tiempo. En cuanto a sus compañeros, además de Ziluri, aprendió a invocar al ya conocido abisario azul, llamado Zag´nuz, muy útil en momentos difíciles.

Capítulo XIV: Páramos de Poniente y Minas de la Muerte.

Con tanto trabajo y tanto por hacer, los meses fueron pasando rápidamente.

Las clases se iban haciendo cada vez más intensas y más duras, así como las primeras misiones que le iban encomendando.

No obstante, no iba siempre sola ya que había empezado a entablar una gran amistad tanto con Baldhür como con Érebo e iban los tres juntos muchas veces. Pero sobre todo había que destacar su amistad con el joven Érebo. Casi siempre quedaban para ir al mismo sitio e iban juntos a hacer las misiones. Baldür solía llegar más tarde porque siempre tenía otras cosas que hacer. Por lo que les contó vivía con su padre el cual no andaba demasiado bien de salud, así que tenía que estar constantemente pendiente de él. Aún así era un hombre muy inteligente y a pesar de tener poco tiempo para aprender, poco a poco se iba convirtiendo en un mago fuego excepcional.

Capítulo XIII: Aprendiz de Bruja.

Así que Érebo, Baldhür y Namarié salieron de la Ciudad y fueron dirección Villadorada para tomar el camino de la Abadía de Villanorte.

Con la cortesía que le caracterizaba Baldhür comenzó a hablar:

– Bueno Namarié y Érebo, creo que no nos presentaron debidamente. Mi nombre es Baldhür Boro. El nombre de Baldhür significa «la cría del dragón» en la lengua perdida de los titanes. Y la historia de mi vida no es momento de contarla puesto que sería pasarnos horas hablando de ello y no tardaremos en llegar a nuestro destino. Una vez allí me gustaría ilustraros con una breve visita e introducción a la historia de la Abadía. Después os diré donde están vuestros maestros  y os quedaréis con ellos, puesto que yo tengo que hacer otro tipo de misiones. Pero no os preocupéis que si necesitáis cualquier cosa siempre estaré a vuestra disposición.